Ingredientes para 4 personas

1 cebolla mediana
250 g de garbanzos cocidos
Cáscara de limón
1 diente de ajo
2 hojas de laurel
200 g de espinacas
Sal
Pimienta
Aceite de oliva virgen
Una receta que permite adaptar las texturas en función del grado de dificultad a la hora de ingerir alimentos sólidos

Elaboración

1.Cortamos la cebolla y el ajo en juliana.
2.Salteamos la cebolla y el ajo en una sartén con aceite. La cebolla debe soltar los azúcares. Para aromatizar añadimos el laurel y la cáscara del limón. Cuando haya cogido sabor, los retiramos.
3.Escaldamos las espinacas frescas con agua y sal durante 2 minutos para que no pierdan minerales. Si son congeladas las hervimos durante 10 minutos.
4.Por un lado, trituramos los garbanzos con la mitad de la cebolla y el ajo sofrito, y un poco de pimienta. Lo ponemos como base del plato. Debe tener una textura fina y sin grumos.
5.Por otro lado trituramos las espinacas con su agua, y la otra mitad de cebolla y ajo. Debe tener una textura fina y sin grumos. Con la ayuda de una manga pastelera dibujamos puntos verdes sobre la base de garbanzos.

El consejo del cocinero

«El plato se presenta como un mosaico de colores con las diferentes elaboraciones trituradas»

RECOMENDACIONES DE DIETISTAS-NUTRICIONISTAS